PAGINA PRINCIPAL

domingo, 13 de mayo de 2012

¡Jesús pagó en exceso nuestra deuda!


     Hebreos 10:12
    12 Pero éste, habiendo ofrecido un solo sacrificio por los pecados para siempre, se sentó a la diestra de Dios,

¿Sabía usted que alguna vez teníamos una gran deuda con Dios? No, no era una deuda de dinero, se trataba de una deuda de pecado. Teníamos una deuda con Dios por causa del pecado (Dios reclamaba justicia, alguien tenía que pagar por el pecado) que nunca podíamos pagar. Pero Dios nos amó tanto que Él ideó un plan para pagar la deuda, Él nos dio a Su Hijo para que muriera en la cruz por nuestros pecados. No había pecado en Jesús. Así que cuando Él fue a la cruz para ser castigado por nuestros pecados, Él pagó una deuda que no era suya, sino nuestra.

Mi amigo, la realidad es que nuestra deuda de pecado ha sido más que pagada en su totalidad. De hecho, ¡Jesús lo pagado en exceso! El sacrificio de Jesús fue un pago en exceso, ya que Él no sólo era un buen hombre, venerado por sus cualidades piadosas y de buen carácter, que murió por nosotros. ¡Fue el Hijo del Dios viviente!, ¡el Creador del universo!, ¡el Hombre perfecto, que murió por nosotros!

Porque Jesús es Dios, Su sacrificio es mayor que los sacrificios de todos los hombres buenos (pasado, presente y futuro) juntos. Su sacrificio aprovecha a todos los que vivieron en el pasado, todos los que están vivos y todos los que vivirán en el futuro. Y su único sacrificio llevó para siempre todos nuestros pecados.

El sacrificio de Jesús fue también un pago en exceso, porque su sangre es de mucho más valor para Dios que la sangre de los toros y cabras que se usaba en el pasado para expiar los pecados de los israelitas. Su sangre es la sangre de Dios mismo, no de los animales. ¡Debido a que su sangre es eterna, Su sangre nos limpia para siempre, así que tenemos perdón eterno!

Mi amigo, la próxima vez que te acuerdes de una mala acción, recuerde que Jesús, tu sacrificio por los pecados, no sólo pagó el 100 por ciento por tu pecado, sino que Su sacrificio fue también un pago en exceso. Por lo tanto, puede verdadera y completamente descansar en la presencia de Dios, sabiendo que Él está plenamente satisfecho y completamente en reposo con respecto a usted. Él no va a encontrar algún pecado que usted ha cometido que la sangre de Jesús no pueda cubrir.

Amado, Dios puede con toda justicia darte sus bendiciones y puedes estar expectante para recibirlos porque ¡Jesús pagó en exceso tu deuda!

http://www.josephprince.org

No hay comentarios.:

Publicar un comentario